Sidebar

 

Los Curuzucuateños durante dos días vivieron dos noches a puro Chamamé con más de 30 artistas en las dos noches, que se presentaron en el escenario de la Cancha del Club Atlético San Lorenzo. Los concurrentes bailaron y se deleitaron con comidas típicas correntinas. Desde las 21,30hs y hasta las primeras horas de cada una de las noches, el publico acompaño a cada uno de los destacados músicos Curuzucuateños.



Un grupo de músicos de Curuzú Cuatiá fueron los  organizadores del Primer Festival de Músicos Curuzucuateños denominado “A Orillas del Sarandí”. Cada uno de los artistas brillo en el escenario dejando todo su profesionalismo en voz e instrumentos.Para destacar este festival brillo en cada una de las dos noches que se realizó y estuvo a la altura de los grandes festivales que se realizan en el país.“Esto es lo que hace rato queríamos hacer en nuestra ciudad, y hoy ya se hiso realidad que los Curuzucuateños tengamos nuestro festival, sabemos que se ha tenido errores que seguramente para el próximo año será mejorado, todos hemos trabajado muy duro para poder lograr todo este festival, muchos de nosotros no hemos dormido algunas noches para poder llegar a realizar este espectáculo que será sin ninguna duda, uno de los festivales más importantes de la Provincia de Corrientes. En esta oportunidad llegaron muchas personas de localidades vecinas, y de provincias vecinas. Muchos de los que llegaron de otras localidades nos felicitaron por la organización que hemos tenido, para nosotros es una gran satisfacción que el público que concurrió para poder ver el espectáculo hayan quedado conformes, a todo el grupo de trabajo nos dio muchas energías y ya estamos pensando en el próximo festival, seguramente el próximo año tendrá una noche más teniendo en cuenta que muchos músicos no pudieron estar en el escenario”. Dijo Sebastián Gonzales uno de los organizadores del Festival. Para finalizar Gonzales agradeció a todo el público que se acerco para poder ver el festival, a los que trabajaron incansablemente, a las firmas comerciales y a los medios de prensa que desinteresadamente dieron difusión al espectáculo.