Sidebar

 

La progenitora fue condenada a ocho años de prisión, mientras que el hombre a 10 años. La menor fue abusada al menos en cinco oportunidades.


En la localidad de Curuzú Cuatiá, un hombre y una mujer fueron condenados a prisión por la violación de una pequeña de 13 años, quien es hija de la sentenciada. La comunidad local se vió horrorizada al conocer tan aberrante caso, que primeramente fue difundido por el periodista Armando Jara, quien dio cuenta de la sentencia por redes sociales, en el que los usuarios descargaron su “bronca” por el accionar de la pareja, sobre todo de la madre, quien consintió los abusos sexuales.


Se constató que mientras la nena era abusada, la madre estaba dentro de la vivienda, ante lo cual resultó evidente que hizo caso omiso al sufrimiento de la pobre niña. Durante el debate, la víctima brindó un relato detallado del auténtico infierno que sufrió dentro de la casa en la que vivía.
En contacto con época, la abogada querellante Andrea Tribbia indicó que el padrastro violador, llamado José Luis Arias, fue condenado por haber sido encontrado culpable de “abuso sexual doblemente agravado”, mientras que Teresa Maldonado fue sentenciada por omitir sus deberes de cuidar a la menor y ser garante de su integridad física y emocional.
En el juicio, debe remarcarse, la pareja dijo ser inocente.
La menor fue violada al menos en cinco oportunidades, desde diciembre de 2014 y abril del 2015, tiempo en el que estuvo dentro de la vivienda en la que residía la madre con el padrastro de la víctima.
Luego del primer abuso, la menor narró a la progenitora lo que vivió, ante lo cual Teresa Maldonado solamente tuvo una discusión con José Luis Arias. “Si vuelve a hacerlo lo denunciamos” le prometió la progenitora, quien obviamente no cumplió.
“La nena dejó de comentarle luego de ver que nada hacía por defenderla”, expresó la abogada consultada. Las pericias psicológicas fueron determinantes para poder detallar las violaciones y sustentar las acusaciones.
Descargaba su dolor por chat
Según se indicó, las violaciones fueron descubiertas casi de casualidad, cuando uno de los hermanos de la nena, quien no convivía con ella, ingresó a la cuenta de Facebook de la menor.
En ese marco vio que la niña, en una de las conversaciones que mantenía por la red social, le contaba a uno de sus contactos todo lo que vivió y sufrió, al ver que su madre nada hacía por detener el infierno de convivir con su padrastro violador.
Es así que el padre biológico de la víctima, quien está separado de la madre de ella desde hace años, denunció todo el 23 de enero de 2017. De esta manera la pareja fue condenada por los aberrantes hechos. No obstante, hay que aclarar que la sentencia debe quedar firme en una instancia superior.

Fuente: Diario Época